La homeopatía y sus efectos

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es un método terapéutico para:

  1. prevención,
  2. alivio,
  3. curación.

Se basa en la ley de los semejantes, según la cual una sustancia que provoca determinados síntomas en una persona sana, en cantidades pequeñas puede curar los mismos síntomas en una persona enferma.

¿Cómo se fabrican los medicamentos homeopáticos?

Los medicamentos homeopáticos se elaboran a través de sucesivas diluciones de productos de origen vegetal, animal o mineral en agua o alcohol. De esta forma la sustancia original que produce los efectos de la enfermedad queda reducida a una cantidad infinitesimal. Para elaborar el medicamento homeopático se sigue un proceso determinado de diluciones sucesivas y dinamización.

Estos medicamentos tienen la ventaja de que no presentan contraindicaciones, interacciones medicamentosas ni efectos adversos relevantes, por lo que se recomiendan habitualmente para todo tipo de pacientes, incluso niños, embarazadas, ancianos.

Cuando los medicamentos homeopáticos se usan asociados a los alopáticos, esto permite en muchos casos, bajo supervisión del médico homeópata reducir la medicación convencional y sus efectos secundarios.

Efectos de la homeopatía en el cuerpo humano:

El médico homeópata tiene en cuenta, además de los problemas de salud que presenta el paciente, su constitución, su tendencia a enfermedades, su forma de reaccionar en el tiempo y las sensaciones que acompañan la dolencia, además de los factores de mejoría o de empeoramiento. Por eso se dice que el tratamiento en homeopatía es holístico, considera el paciente en su totalidad. Especialmente en enfermedades crónicas el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas, se busca ayudar al paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural. El tratamiento es también individualizado, porque para pacientes que presenten los mismos síntomas, el tratamiento puede ser muy diferente.

Métodos de administración de la homeopatía

Lo más habitual es en forma gránulos y gotas homeopáticas, aunque también se distribuyen en forma de glóbulos, comprimidos o ampollas.

Aplicación de la homeopatía

La homeopatía es eficaz para prevenir, aliviar y tratar tanto enfermedades agudas – gripe, nauseas, vómitos, diarrea, etc., como en enfermedades crónicas – ansiedad, depresión, asma, síndrome premenstrual, insomnio, alergia, dermatitis , candidiasis, dispepsia, afecciones reumáticas, etc. e incluso se usa en cuidados paliativos – para controlar los síntomas como dolor, estreñimiento, efectos secundarios de la quimioterapia, etc.